jueves, 10 de septiembre de 2009

10 de septiembre, día de San Nicolás de Tolentino

Hoy, 10 de septiembre, conmemoramos a San NICOLÁS de TOLENTINO, Místico.

SAN NICOLÁS de TOLENTINO (1245-1305) nació en Castel Sant’Angelo, la actual Sant’Angelo in Pontano, en Italia.

De acuerdo con la tradición, a sus padres, que no habían podido concebir, se les apareció un ángel que les recomendó realizar una peregrinación a la tumba de San Nicolás de Myra; así lo hicieron: ella quedó encinta, y en agradecimiento al niño lo nombraron Nicolás.

A los 14 años de edad, San Nicolás de Tolentino ingresó como oblato con los ermitaños agustinos de Castel Sant’Angelo; sus biógrafos narran, sin embargo, que antes de eso en su corta vida había tenido ya experiencias místicas.

Hacia 1269 fue ordenado sacerdote en Cingoli, y para 1275 llegó a Tolentino, que sería su “casa madre”, y por así decir su campo de trabajo.

Desde su arribo, San Nicolás tuvo visiones místicas, de ángeles volando alrededor del altar de la iglesia. Su dieta era por demás escasa: pan y agua la mitad de la semana, y nunca un plato sustancioso.

Además, San Nicolás de Tolentino dormía poco, e interrumpía su sueño para sumirse en largas jornadas de oración.

Pero a pesar de las rigurosas penitencias a las que se sometía, él tenía siempre una sonrisa para los demás, y su buen humor y su alegría nunca lo abandonaban.

San Nicolás de Tolentino se convirtió en un predicador y confesor muy amado por su comunidad, pues siempre ayudó y confortó a los pobres, enfermos y desesperados; asimismo se le atribuyen en vida varios hechos milagrosos.

Murió pacíficamente en Tolentino en 1305. Cuarenta años después, su tumba fue abierta y se encontró que su cadáver se mantenía incorrupto. Al amputarle los brazos, se dice que del cuerpo manó sangre en abundancia. Para entonces se habían constatado ya más de 300 milagros que se habían verificado ahí.

El proceso de canonización de San Nicolás de Tolentino comenzó veinte años después de su muerte; sin embargo, debido a vicisitudes de la Iglesia, como el llamado Cisma de Occidente, fue canonizado hasta 1446, por el papa Eugenio IV.

San Nicolás Tolentino es el santo protector contra las injusticias y abogado de quienes temen perder la libertad o la vida. Se le considera también el santo patrono de las almas del Purgatorio.

SAN NICOLÁS de TOLENTINO nos enseña el valor de la alegría y la importancia de sonreír.



+ + +

Recibe diariamente SANTORAL VIRTUAL en tu buzón
+ + +

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios son bien recibidos. ¡Gracias!