lunes, 21 de septiembre de 2009

21 de septiembre, día de San Mateo

Hoy, 21 de septiembre, conmemoramos a San MATEO, Apóstol y Evangelista.

SAN MATEO (¿?-¿42?) nació muy probablemente en la antigua Palestina en tiempos de Jesús, cuando esa tierra formaba parte del Imperio Romano.

El nombre original de San Mateo era Leví, hijo de Alfeo, como refiere San Marcos; San Lucas lo llama Leví simplemente.

La profesión que ejercía San Mateo era la de publicano, o sea recaudador de impuestos. Entre los judíos era un oficio deplorado, no sólo porque tenían que pagar, sino porque su dinero lo recibía Roma.

El hecho de que ejerciera este oficio, que seguramente era muy redituable, denota que Leví gozaba de ciertos estudios. Su cargo lo ejercía en Cafarnaúm, pequeño puerto del Mar de Galilea, o Lago Tiberíades, al norte del actual Israel.

En el Evangelio de su autoría, San Mateo relata cómo un día estaba trabajando en su escritorio de funcionario cuando de pronto entró Jesús y le dijo: “¡Ven y sígueme!” Él así lo hizo: abandonó su empleo de recaudador y dejó todas sus riquezas por hacerse discípulo de Él.

El propio Jesús fue quien lo nombró Mateo, que quiere decir “regalo de Dios”, y lo eligió como uno de sus doce apóstoles.

Tradicionalmente se considera que el de San Mateo es el primero de los Evangelios que se escribió. Luego de la muerte de Jesús, San Mateo se dirigió probablemente a Etiopía a predicar, donde habría muerto martirizado hacia el año 42.

El atributo de San Mateo es un hombre, o bien un ángel que aparece como hombre; esto significa la inteligencia, o también es una alusión a la faceta humana de Cristo.

Las reliquias de San Mateo yacen desde el año 954 en Salerno, Italia. San Mateo es el santo patrono de las personas involucradas con la banca y las finanzas, así como de los contables y contadores públicos.

SAN MATEO nos enseña una manera radical de seguir a Jesús.



+ + +

Recibe diariamente SANTORAL VIRTUAL en tu buzón
+ + +

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios son bien recibidos. ¡Gracias!