sábado, 26 de septiembre de 2009

26 de septiembre, día de Santa María Teresa Couderc

Hoy, 26 de septiembre, conmemoramos a Santa MARÍA TERESA COUDERC, Fundadora.

SANTA MARÍA TERESA COUDERC (1805-1885) nació en Mas de Sablières, Francia, dentro de una familia muy católica, en la difícil época del periodo de Napoleón Bonaparte.

La hija de Michele y de Anna Couderc fue bautizada con el nombre de María Victoria. Eran campesinos de escasos recursos, pero formaron una familia feliz y trataron de proporcionarle a su hija la mejor instrucción que pudieron.

En 1825, María Victoria tuvo oportunidad de escuchar la prédica del padre Terme, quien había acudido a su región como misionero, y a raíz de ello decidió consagrar su vida a Dios.

Así, dos años más tarde, el padre Terme la acogió entre sus religiosas, las Hermanas de San Francisco Regis, y al hacer sus votos ella toma el nombre de Sor Teresa.

Casi de inmediato, Santa María Teresa comienza a dar vuelo a su actividad, y cerca de La Louvesc entra a dirigir un hostal que recibe a mujeres y niños en peregrinación a la tumba de San Francisco Regis.

Luego de un par de años, el hostal se había transformado en casa de oración, y ella permaneció ahí ya todo el tiempo, pues con sus hermanas tenía en marcha varios proyectos de servicio, como una escuela para niños y jornadas de retiros espirituales.

A la muerte del padre Terme en 1834, Santa Teresa Couderc queda bajo la guía del provincial jesuita padre Renault, quien ante la diversidad de actividades sugiere una división entre las hermanas dedicadas a la enseñanza y las dedicadas a la oración.

Las primeras siguieron siendo entonces Hermanas de San Francisco de Regis, mientras que las contemplativas adoptaron el nombre de Damas del Retiro del Cenáculo.

A pesar de ser ella la fundadora, el padre Renault nombra superiora a una recién llegada que era condesa de Lavilleurnoy, marginando completamente a Santa María Teresa y llevando casi a la ruina a la congregación.

Fiel al voto de obediencia, Santa María Teresa acató todos los agravios y menosprecios con toda humildad. Fue hasta 1852 que la nueva superiora, la madre Larochenégly, supo estimarla y apreciar cada vez más sus virtudes.

Para estos años, las casas de la orden del Retiro del Cenáculo se habían multiplicado por varias ciudades de Francia: Tournai, La Louvesc, Lyon, Montpellier, París. En todas ellas pasó varios años, muchas veces como madre superiora, y siempre reconfortando con su ejemplo de humildad y alegría.

Los últimos años de su vida los pasó Santa María Teresa Couderc en retiro ascético a la casa del Cenáculo en Fourvières. Cuando falleció, el instituto fundado por ella comenzaba a ser un éxito mundial, y todas las hermanas del Retiro entonaron el “Magnificat”.

Por su ejemplo de simpleza y felicidad, Santa María Teresa Couderc fue canonizada por el papa Paulo VI en 1970.

SANTA MARÍA TERESA COUDERC nos enseña a sufrir con paciencia las contradicciones y las humillaciones.



+ + +

Recibe diariamente SANTORAL VIRTUAL en tu buzón
+ + +

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios son bien recibidos. ¡Gracias!