lunes, 8 de diciembre de 2014

8 de diciembre, día de Santa Narcisa de Jesús Martillo y Morán


Hoy, 8 de diciembre, conmemoramos a Santa NARCISA de JESÚS MARTILLO y MORÁN, Laica.

SANTA NARCISA DE JESÚS MARTILLO Y MORÁN (1832-1869) nació en la hacienda de San José de Nobol, en Daule, Ecuador, hija de una familia sencilla y creyente.

Santa Narcisa de Jesús fue la sexta de los nueve hijos de Pedro Martillo y Josefa Morán. A pesar de haber quedado huérfana desde los seis años de edad, con ayuda de una hermana ella aprendió a leer y a escribir.

Con el paso de los años aprendió el oficio de tejer y bordar, en lo que alcanzó una destreza notable. Este oficio de costurera fue su vehículo para una vida de trabajo dedicado a los demás.

Por su natural alegría, a Santa Narcisa le gustaba mucho cantar y tocar la guitarra. Pero su actividad predilecta fue siempre la oración, lo cual hacía diariamente, cada vez que encontraba un tiempo libre.

Al fallecer su padre en 1851, teniendo ella 19 años, se trasladó a Guayaquil, una ciudad principal. Ahí trabajó como costurera, pero también enseñó el catecismo a los niños por más de quince años.

En estos años, Santa Narcisa de Jesús colaboró también en la Casa de las Recogidas, institución dedicada a dar asilo a muchachas abandonadas y maltratadas.

Atendiendo a una invitación de su director espiritual, el padre franciscano Pedro Gual, Santa Narcisa se trasladó a Lima, Perú, en 1868, donde vivió como seglar interna en el convento dominico del Patrocinio.

Fueron éstos meses de retiro y contemplación, donde ella se entregó plenamente a orar. Al siguiente año, sin embargo, contrajo una enfermedad que le ocasionaba dolores de lo más intensos.

La noche del 8 de diciembre de 1869, Santa Narcisa comentó en son de broma luego de la cena que se sentía lista para realizar un largo viaje. Y hacia la media noche, atraída por un misterioso resplandor y un perfumado aroma que emanaban de la celda de la santa, la madre de turno la encontró muerta.

Su fama de santidad se difundió rápidamente por todo el pueblo. Ella tenía solamente 37 años de edad.

Santa Narcisa de Jesús Martillo y Morán fue canonizada en 2008 por el papa Benedicto XVI.

SANTA NARCISA DE JESÚS MARTILLO Y MORÁN nos enseña el valor de dedicar la vida a Dios y al prójimo.


+ + +

Recibe diariamente SANTORAL VIRTUAL en tu buzón
+ + +

8 comentarios:

  1. Hoy también es el santo de Purificación, Inmaculada y Concepción

    ResponderEliminar
  2. snyqnqaatlguisielcdhysymfmsladmcylddrpppppppltgalmnmmmrav

    ResponderEliminar
  3. Santa Narcisa, haz que nuestra vida como la tuya sea dedicada a Dios y al prójimo; que confiemos en el señor, en su bondad para con cada uno de sus hijos y en su Corazón depositemos todos nuestros problemas y necesidades con la seguridad de ser escuchados. Hoy también en el día de la Inmaculada Concepción de la Virgen María pidámosle a ella que esté siempre a nuestro lado, especialmente cuando más la necesitamos. Que cada día consagremos nuestra vida a ella para que haga que en nuestro corazón se arraiguen las virtudes tan bellas que siempre tuvo en su vida, sobre todo la obediencia, la humildad y el amor a Dios. Bendiciones para todos quienes necesitan de la ayuda divina y leen o escriben pidiendo gracias en este santoral. María J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. AMEN MARIA J DIOS LA SIGA BENDICIENDO ...POR NO OLVIDARSE DE SUS SEMEJANTES .OLGA

      Eliminar
    2. Muchas gracias Olga, bendiciones para ti también y toda tu familia. Dios nos conceda no olvidarnos nunca del prójimo, porque en cada uno de ellos está Jesús mismo y así como obremos con ellos los demás lo harán con nosotros. Gracias nuevamente. María J.

      Eliminar
  4. Santa Narcisa .. intercede por todas mis necesidades e intenciones ¡¡ gracias ..!!

    ResponderEliminar
  5. SATA NARCISA ruega por nosotros!!!!

    ResponderEliminar
  6. Aleluya! El señor mi Dios está aquí.
    ¡Gracias! Señor por todas tus bendiciones.
    Santa María. Ruega por mi.
    Santa María. Ruega por mi.
    Santa María. Ruega por mi.

    ResponderEliminar

Tus comentarios son bien recibidos. ¡Gracias!